domingo, 18 de junio de 2017

La rubia

Que ser valiente no salga tan caro,
que ser cobarde no valga la pena...
Joaquín Sabina

1. Anda la cosa caliente, caliente... como este mes de junio, que está que arde. Los ORU's (órganos de representación unitaria, Comités y Juntas) están en plena ebullición. El Comité de empresa del PDIL sigue a su bola, con esa mayoría absoluta de los cocos, que en estrecha alianza con la gerencia, hacen de su capa un sayo. Ya ni guardan las apariencias, o muy poco si se ven citados por estos lares: ni actas levantan de las reuniones de plenos y permanentes por considerarlo algo "anticuado". Y es que ellas y ellos son muy modernos.

2. En el PAS funcionario, el último pleno de la Junta ha dejado claro el panorama: los representantes del SAP se han quedado solos intentando introducir algo de racionalidad en los temas de comisiones de servicios, traslados y demás. No ha sido posible. La Gerencia, con el apoyo más que entusiasta de los demás representantes, ha sacado adelante sus propuestas, que es más de lo mismo, seguir la senda de sus antecesores. La mayoría de la plantilla puede seguir esperando. Todo muy lampedusiano.

3. En el plano individual, pero no único, una profesora, PDI funcionaria, nos cuenta cómo se las gastan en su departamento. El reparto de la docencia es curioso, como siempre, y su contabilización en Docentia más, sólo para iniciados: "Estan las horas multiplicativas, das 1 y cuenta por 25, las negativas, das 5 y por tonto pierdes 5, pero lo más de lo más es la hora "infinitesimal", la de das 0 y vale por 250". Y si te quejas siempre tienes al lado al "compañero" comprensivo que da el oportuno consejo: "tu lo que tienes que hacer es dejar de investigar y dar clases que es por lo que te pagan". A cuadros nos quedamos.

 4. En el PAS laboral la cosa sigue por los mismos derroteros, más allá de algún rifirrafe sobreactuado para despistar al personal, puro teatro. Los capataces cumplen con su función, y el plan sigue adelante, en todos los frentes, a culminar en 2020 y después ya se verá. Entre tanto, no se descarta que una conocida letrada entre, por fin, en la plantilla upemera.

Mientras tanto, el Rector haciéndose la rubia.


2 comentarios:

  1. Leer puntos como el 3 te deja un sabor amargo. Yo creo que hay que ser valiente: dar el nombre del departamento y dar el nombre de quién lo critica. Y sobre todo, aportar pruebas. Si esto no es posible, al menos sugerir una solución. Lo contrario es dedicarse a repartir pesimismo.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Anónimo: Por la misma razón que usted firma como anónimo, entiendo que no den el nombre de la persona ni del departamento. La información me consta que es veraz.

    ResponderEliminar

Los comentarios serán moderados. Respeto y nada de insultos. Gracias.