lunes, 17 de marzo de 2014

Limpia y da esplendor

Una honda preocupación parece haberse instalado en los compañeros del PAS de mantenimiento, jardinería y servicios generales ante la deriva gerencial en estos ámbitos del quehacer upemero. No es para menos. El fantasma de la privatización de servicios ronda por estos lares, empresas multi-servicio  mediante.

Los precedentes no auguran nada bueno. La errática gestión realizada, primero con los despidos injustificables de los 301, después con la eliminación de facto de acción social, abolida por decreto la obligación empresarial de entrega de ropa de trabajo (que el Rector ha llegado a considerar una ayuda), además de una reorganización del tipo "tire usted p'allá" y una política de gestión docente consistente en atizar al más débil y precario y de paso zumbarle al díscolo, ha sumido a esta nuestra universidad en un caos.

El miedo, la política de hechos consumados y el palo y tentetieso es la marca característica de esta administración rectoral, que sigue esgrimiendo la crisis para eliminar derechos (los pocos que aún queden) e intentar una vez más rebajarnos el sueldo a los de siempre.

Mientras intentan implementar este escenario, con gran discrecionalidad reparten jornadas partidas o de mañana y tarde, aplica el artículo 15 del convenio a su antojo (alguien podría pensar que en fraude de ley), aumentan las comisiones de servicio exponencialmente, adjudicadas a dedo, y a continuación sacan el correspondiente concurso para consolidarlas. Los beneficiarios de este tejemaneje ya os los podéis imaginar, ilustres apellidos del Gotha upemero.

A no perder de vista una partida de gasto muy golosa, una de las más altas, y codiciada por muchos por lo limpia que resulta su gestión. Próximamente, según se comenta en los arrabales upemeros, saldrá algún concurso con la limpieza de centros como objeto, que tras cumplir con los requisitos legales administrativos y técnicos exigidos, publicados en los boletines oficiales de rigor, se adjudicará a la mejor empresa del mundo mundial. Unas de las posibles candidatas es la empresa Claro Sol, que ofrece multi-servicio, eficiencia alemana y flexibilidad española, que ya ha firmado un convenio con la UPM, Arquitectura de por medio, y luce jubilosa por su incorporación al parnaso upemero.

Imagen: El Rector Conde y Kurt Hegerich, de Claro Sol

1 comentario:

  1. Anónimo18/3/14 8:33

    Está claro que nadie pone dinero si no obtiene nada a cambio.
    El Kurt Hegerich éste puede convertirse en el Donalda Addelson de la UPM.
    A mí me lo recuerda un poco.
    Un_Pas_con_Toc

    ResponderEliminar

Los comentarios serán moderados. Respeto y nada de insultos. Gracias.